Unidad Didáctica 1:
Unidad Didáctica 2:

TEMA 9: Análisis del patrón de marcha fisiológico y patológico.

Uno de las características inherentes a la raza humana es la posibilidad de desplazamiento sobre tan sólo dos extremidades de manera prolongada en el tiempo. A pesar de que un análisis del ciclo de la marcha podrías ser objeto de una sola asignatura, trataremos de, basándonos en conceptos sencillos, realizar una aproximación de su fisiología a través de un recorrido por la cinemática de los movimientos (ya que un análisis cinético requiere mayor tiempo y dedicación) para finalmente abordar diferentes estados y variaciones de carácter patológico.

Los conceptos de marcha son múltiples en función del interés de quien los emite. Entre los más empleados se encuentran los siguientes:

Ciclo de la marcha:

Sucesión  de acciones comprendidas entre dos choques de talón consecutivos del mismo pie.

Suele tomarse como principio del ciclo el instante en que uno de los pies toma contacto con el suelo, habitualmente a través del talón.

El ciclo de la marcha presenta dos fases claramente diferenciadas:

Si tenemos en cuenta la duración de cada una de las fases, podremos darnos cuenta, que sumando los ciclos que se están produciendo de manera simultánea en ambos miembros inferiores, en algún momento ambos pies se encuentran en contacto con el suelo. A este nuevo periodo se le denomina fase de doble apoyo.

Fases del ciclo de la marcha
Tomado de Igual C, Muñoz E, Aramburu C. Fisioterapia General – Cinesiterapia. Ed. Síntesis. 1996

 

Ciclo de la marcha bilateral

Dentro de los múltiples aspectos que atañen a la marcha vamos a abordar aquellos que nos pueden ayudar a entender un análisis cinemático posterior así como entender ciertos patrones patológicos.

Centro de gravedad: Se consigue un mínimo gasto de energía  cuando el cuerpo se mueve en línea recta sin que el centro de gravedad se desvíe.

En este sentido, cuanto mayor sea el desplazamiento del centro de gravedad, mayor será el gasto de energía, por lo que gran parte de la dinámica de la marcha se supedita a este concepto, que permite repetir el ciclo de la marcha durante largos periodos sin excesivo esfuerzo.

Los desplazamientos del centro de gravedad durante la marcha son dos:

Centro de gravedad (desplazamientos vertical y horizontal)

Desplazamiento horizontal (apoyo unipodal)
Tomado de Hoppenfeld.

En la marcha, existen una serie de determinantes que permiten realizar los movimientos de manera fisiológica y que, tras sufrir determinadas alteraciones, generarán patrones patológicos.

Algunos de los determinantes de la marcha más significativos son:

Disoiacion de cinturas

Ver ejemplo de marcha

Marcha en condiciones especiales:

Fisiológicas:

  • Menor longitud del paso y su velocidad
  • Mayor anchura relativa del apoyo
  • Contacto inicial con toda la planta del pie, no con el talón
  • Escasa flexión de rodilla en la fase de apoyo
  • Postura en rotación externa del miembro inferior
  • Ausencia de movimientos de oscilación recíproco de los MM.SS.

Ver ejemplos

  • Disminución de la longitud del paso
  • Mayor anchura relativa del apoyo
  • Reducción del rango de flexoextensión de cadera
  • Escasa flexión de rodilla en la fase de oscilación
  • Reducción de la flexión plantar del tobillo durante el despegue

Ver ejemplos

Patológicos: seguiremos una clasificación etiológica de las modificaciones patológicas de la marcha en la que, en lugar de determinar las compensaciones y adaptaciones, serán solamente sugeridas para desarrollarse en el trabajo individual del alumno.

  • Discrepancia de longitud de los MM.II.: toda dismetría obliga al miembro inferior corta a alargarse, al largo a acortarse o a ambas circunstancias simultáneamente.
  • Anquilosis o limitación del rango articular: la cinemática articular en la marcha, como en cualquier movimiento complejo sigue el precepto de que cualquier hipomovilidad, ha de ser compensada por las articulaciones próximas.
  • Inestabilidad articular: en función del grado, puede llegar a imposibilitar la marcha, o simplemente exigir un trabajo extra a la musculatura, para realizar un trabajo que cápsula y ligamentos no realizan.
  • Marcha antálgica: el dolor inhibe la participación del elemento generador del mismo, sea éste tejido contráctil o no.

Ver ejemplos

  • Marcha hemipléjica: desarrollada a través de la marcha de segador o los signos del empujador o del tirador.´
  • Marcha espástica: cuya entidad clínica más representativa es la diplejia espástica.
  • Marcha atáxica: la incoordinación exige un trabajo extra a todos los elementos involucrados en la misma, llegando a imposibilitar la marcha.
  • Marcha parkinsoniana: la enfermedad de Parkinson caracteriza por rigidez, temblor y acinesia determina una marcha lenta, insegura, de pasos cortos, muy característica.
  • Espasticidad + ataxia: que genera un patrón típico y frecuente, de grandes desplazamientos del centro de gravedad, denominada marcha danzante.

Marcha Hemiplejico (signo del tirador)

  • Parálisis de los extensores de cadera: a pesar de que en la marcha fisiológica el glúteo mayor no debe participar, esta limitación determina pasos cortos y una fase de apoyo más corta e insegura.
  • Parálisis del glúteo medio: que por sí sola genera el signo y la marcha de Trendelembur.
  • Parálisis del cuádriceps: provoca una extensión de rodilla por inercia de movimiento a modo de marcha de militar.
  • Parálisis de los isquiotibiales: que condiciona la flexión de rodilla.
  • Parálisis de los dorsiflexores del pie: que determina el equinismo del pie y por tanto la marcha equina.
  • Parálisis del tríceps sural: el cual además de estabilizar la articulación del tobillo, es indispensable para la parte final de la fase de apoyo, favoreciendo el avance y la amplitud de los pasos.

Ver ejemplos

Proforma Actividad Práctica Presencial
Proforma Actividad Práctica No Presencial

BIBLIOGRAFIA